miércoles, 13 de diciembre de 2006

Versos estúpidos I

De cuando en cuando, se me ocurren versos estúpidos. Se trata de versos que tienen un fundamento métrico como para sostenerse pos sí mismos, pero que, por su estupidez extrema, se convierten en algo indefendible. Y digo esto porque se me ha ocurrido la genial idea de ir publicándolos en el blog según me vayan saliendo.
En esta primera entrega, os dejo un verso de un posible libro llamado Secretos inconfesables de un ciclista humilde. El verso, que podría formar parte de un soneto con un tono elegiaco, es el siguiente:
el maillot amarillo es mi condena

3 comentarios:

Miguelons Molóns dijo...

a mí el verso me gusta, la verdad

me das permiso para terminar el soneto?

Nacho dijo...

Jajajajajajajaja!

Me parto, kike. Qué buena idea esa del ciclista humilde.

Nos tomamos esas 700 cervezas cuando quieras.
Un abrazo fuerte

Anónimo dijo...

ami me encanta los versos tambien meda muchos sentimiento por todos algunas cosa son verdad que an susedido........bueno chaooooo saludos a todossss