miércoles, 7 de marzo de 2007

Interesante libro de poemas

Recientemente, he leído un par de libros de poemas que me han sorprendido y gustado mucho: Tiempo adentro de Javier Vela y Ciduad del hombre: Nueva York de Fonollosa (del que hablaré en la próxima entrada). Leyendo a Javier Vela, me doy cuenta de que el futuro de la poesía española está, desde luego, asegurado. Nacido en 1981, premio Adonais en 2004 y con, al menos, cuatro poemarios publicados (que yo sepa), este joven se atreve a escribir poemas sin renunciar a la tradición, al margen de vanguardias vacías de contenido, creando un mundo propio de significados que despierta en muchos (me incluyo) una gran admiración. Conocí a Javier Vela en la cafetería de la Facultad donde estudié Psicología. Allí nos habían citado Juan José González Mora y Jaime R. Corrales, organizadores de varios ciclos de lecturas poéticas en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Sevilla. Era el año 2003. A mí, que por aquel entonces era un librepensador del verso-libre, me impresionó la autodisciplina de la que ya, tan joven, era capaz este poeta. Y digo esto porque, durante la breve y única conversación que mantuvimos, me reveló algunos de sus hábitos de creación poética. Los temas que trata este poeta son serios, muy serios. El retorno, la luz, el deseo, los recuerdos, la infancia perdida. En fin, que os recomiendo su obra. Y por dejaros una muestra, ahí va uno de los mejores poemas de Tiempo Adentro:

INFANCIA
Algo que nos amansa: un presentir acaso
de manos conocidas que nos acariciaran,
de labios que, muy tibios, apenas entreabiertos,
nombraran nuestros cuerpos hasta amarlos.

2 comentarios:

Miguelons dijo...

muy bueno el poema. además el autor me recuerda una canción, no sé por qué. aquella que decía:

aguanta la vela
javier, aguanta la vela
aguanta la veeeeeela
etc.

un amigo dijo...

Mucho hay que aguantar, para aguantar a la Vela...